Negocian la compra de cartas de El Gran Capitán

Rafael Llamas, José Antonio Cerezo, Manuel Ruiz Luque y José Rey.
JOSÉ ANTONIO AGUILAR

JUAN PABLO BELLIDO MONTILLA

La inauguración en el castillo de una sala expositiva dedicada a Gonzalo Fernández de Córdoba está más cerca. Desde hace más de un año, el Ayuntamiento de Montilla ultima los detalles para llenar de contenido este nuevo espacio museístico donde se ofrecerá un amplio recorrido por la «figura poliédrica» del insigne militar montillano.

Entre los trabajos que está llevando a cabo el equipo de gobierno para despertar el interés de este nuevo museo en torno a El Gran Capitán –y que incluyen un acuerdo con el Museo del Ejército para ceder algunas piezas que formarán parte de la exposición permanente–, destacan las negociaciones iniciadas hace varios meses con un coleccionista privado de Málaga para adquirir una serie de documentos originales relacionados con Gonzalo Fernández de Córdoba.

El alcalde, Rafael Llamas, junto a José Rey, cronista oficial de Montilla, José Antonio Cerezo, director de la Casa de las Aguas, y Manuel Ruiz Luque, presidente de honor de la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, se desplazaron a finales de agosto hasta la capital de la Costa del Sol para examinar el material bibliográfico que el Consistorio desea incorporar el nuevo museo.

«Se trata de documentos con un gran interés histórico y patrimonial para nuestra ciudad, ya que además de más de una treintena de cartas con la firma de Gonzalo Fernández de Córdoba, hay documentos de su esposa y una carta firmada por el emperador Carlos V», detalló Llamas.

Los documentos, que se sitúan entre 1514 y 1525, se presentan cosidos en un tomo sin encuadernación, junto a muchos otros que corresponden a familiares de El Gran Capitán, como poderes o inventarios de bienes. «Son en total 249 folios con un interés excepcional para profundizar en la figura de Gonzalo Fernández de Córdoba», recalcó el primer edil.

Por este motivo, la Fundación Ruiz Luque solicitó al Pleno un adelanto de la cantidad que percibe anualmente con cargo al Presupuesto municipal para adquisición de fondos documentales, con el objetivo de poder hacerse con estos manuscritos, valorados en 60.000 euros.

Outbrain