El Ayuntamiento interviene en la calle La Parra para evitar más caídas

J.P. BELLIDO / I. TÉLLEZ

El Ayuntamiento de Montilla ha actuado sobre el acerado de la calle La Parra con el objetivo de incrementar su adherencia y, de este modo, tratar de evitar caídas entre los peatones, especialmente en el tramo que discurre entre la calle Rita Pérez y la confluencia de la Avenida de Andalucía con la Ronda de Curtidores y la Puerta de Aguilar.

Aunque en un primer momento los técnicos municipales barajaron aplicar «algún tipo de tratamiento químico abrasivo para aumentar la rugosidad del pavimento», finalmente se ha optado por una «solución mecánica» que ha permitido «disminuir el grado de resbaladicidad del suelo con el objetivo de hacerlo menos deslizante», tal y como explicó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas.

De este modo, el equipo de gobierno da respuesta a las peticiones ciudadanas que se habían registrado en las últimas semanas en referencia a los acerados de la calle La Parra, una vía situada en pleno centro de la localidad, donde se sitúa un conocido supermercado que registra un elevado tránsito de personas cada día.

«A mediados de julio recibimos un escrito y, a partir del mismo, comenzamos a estudiar las distintas posibilidades que teníamos para solucionar esta cuestión», reconoció el primer edil montillano.

«Agradecemos siempre la colaboración ciudadana para solventar todas las incidencias que vayan surgiendo en el menor tiempo posible», apuntó el alcalde, quien hizo hincapié en que el Ayuntamiento «mantiene abiertas distintas vías de contacto para comunicar asuntos de esta naturaleza», como la web municipal, la aplicación móvil o la propia página de Facebook.

«Todos esos canales nos acercan más al ciudadano y nos permiten conocer de una manera más rápida las posibles incidencias que pueden surgir para tratar de solucionarlas lo antes posible», añadió Rafael Llamas, quien anunció que los técnicos municipales estudiarán la solución que podría aplicarse en la calle Romo, una vía que conecta las calles Santa Brígida y Melgar donde, como han denunciado varios vecinos en las últimas semanas, se han registrado varias caídas de peatones tras cubrirse una zanja con un tipo de pavimento diferente al que se empleó en el resto de la calle.

Outbrain