En el Día Internacional de la Paz

Isabel Agüera

El pasado jueves, día 21 de septiembre, se celebró el Día Internacional de la Paz. Bueno y necesario es, por tanto, que dediquemos una reflexión a este valor tan anhelado hoy en día. En el blog que dedico a mis nietos, les hablo de la paz con reflexiones como las siguientes: la paz no es la bandera blanca en un campo de batalla, tampoco la paz es rendirse ante el enemigo, la paz es, en primer lugar, y quiero que lo entendáis muy bien, tener el coraje de ganar esas batallitas a las que la vida nos va enfrentando cada día. Vivir en paz, mis queridos nietos, tampoco es vivir de brazos cruzados viendo cómo se nos pasa la vida, la paz es poder tener una conciencia tranquila de haber hecho y dado cada día lo mejor de nosotros mismos, y si en algo nos equivocamos o dejamos de hacer, rectificar a tiempo. La paz no es una palabra que esperemos les toque lograr a otros y que nos llegue a nosotros, la paz es una actitud, un valor que debemos llevar izado como antorcha en nuestro caminar por la vida que nos ha tocado vivir. Ser pacífico, no solo quiere decir ser tranquilo, sino también evitar la violencia, los enfrentamientos, las palabras duras, las cabezonerías y las discusiones inútiles y tantas y tantas cosas... No olvidéis esto: las páginas escritas en paz y amor, no hay años, ni acontecimientos que puedan borrar, porque siempre quedan ecos de nuestro vivir y actuar grabados en el alma. Si buscáis la paz y hay que elegir, no dudéis en elegir siempre lo más bello: acertaréis porque la belleza no puede convivir con la maldad, mentira, hipocresía, guerra... Para vivir en paz no hay que venderse a nadie porque perdemos la libertad y nos hacen esclavos suyos.

Amad al prójimo, cuidad al indefenso, respetad a los demás, sed justos y reivindicad justicia... Solo así alcanzaremos la paz.

Outbrain