MAL INICIO LIGUERO

Otro bandazo sin resultado

Sandoval no despeja dudas tras el tercer esquema en cuatro partidos y señala a algunos jugadores

José Ramón Sandoval, durante un entreno.
A.J. GONZÁLEZ
Ignacio Luque

Un pasito más, otra decepción. José Ramón Sandoval empleó, de inicio, su tercer esquema distinto en cuatro encuentros de Liga y el resultado general, incluido el que reflejaba el marcador al final del duelo ante el Alcorcón, no despejó las dudas. Más bien las aumentó. Porque después de salidas y entradas en el once y en la convocatoria, el pasado domingo llegó algo, por otra parte, esperado: los primeros nombres empezaron a subrayarse al ser señalados, de alguna manera, por el propio técnico.


Tras el 1-5-3-2 de los dos primeros partidos de Liga, Sandoval dispuso un 1-4-4-1-1 en Albacete y, finalmente, un 1-4-1-4-1 ante el Alcorcón. Logró dejar el marcador a cero, pero no despejar las dudas defensivas: la segunda parte ante los alfareros y, sobre todo, el último cuarto de hora con aquella parada de Carlos Abad o las ocasiones de Víctor Casadesús y de Nono dejaron a las claras que cortar la sangría goleadora en contra tuvo más que ver con los fallos del rival o el acierto del portero que con la solidez defensiva del equipo, que desapareció de nuevo en la segunda parte contra los alcorconeros.


Por lo tanto, y a pesar de que los mejores números del equipo la pasada temporada y de que la confección de la plantilla han ido señalando que el juego con los tres centrales ha sido el más efectivo para este Córdoba, Sandoval dejó fuera de la convocatoria -ni tan siquiera en el banco- a Aythami Artiles. También dejó fuera a Franck Bambock, por lo que entre los 18 no hubo una alternativa natural al mediocentro defensivo, Álex Vallejo. Además, también excluyó a Quesada, un extremo reconvertido a carrilero que bien hubiera podido conformar, junto a Javi Galán, una nueva opción de ataque para los últimos minutos del duelo.


Es conocido que desde la pasada temporada, tanto el mismo Aythami como otros pesos pesados del vestuario no terminaron con una buena relación con el hoy técnico blanquiverde y que ésta, lejos de mejorar, ha permanecido fría, como mínimo. La exclusión del canario y otros jugadores tampoco fue la solución, que quizás esté en profundizar en un esquema ya conocido. 

Outbrain