NOMBRES PROPIOS

Merino, los dirigentes y Javi Lara

El linense no está siendo el revulsivo, en el club se debe recular y los males del equipo no los arregla el debate sobre un jugador

Alejandro González, en la grada de animación.
A.J. GONZÁLEZ
Ignacio Luque

JUAN MERINO / SIN REACCIÓN

Un gol a favor en 270 minutos, anotado de penalti injusto

Después de tres encuentros hay que ir conformando lo que supone Merino para este Córdoba. Mayor intención de orden (algo perdido ayer por el cambio en el mediocampo) con vistas a cerrar la portería y tener opción de puntuar. El problema es que ha encajado cuatro goles en sus tres primeros encuentros, por lo que suma un solo punto de los nueve que ha disputado. Para colmo, sólo ha anotado su Córdoba un gol por medio de Jona, de penalti que pareció no serlo, sobre Jona. La plantilla es la que es, pero tendrá que darle más vueltas a su plan inicial, que parece no arrancar. 

LA PROPIEDAD / CARLOS Y ALEJANDRO GONZÁLEZ

Un nuevo ejemplo de la errónea política intervencionista

El fútbol lleva años avisando a este Córdoba de que hay cosas que no se pueden admitir. Tras el descenso de Primera, la caída en el play-off ante el Girona y la salvación en la penúltima jornada de la pasada campaña, en verano se inició con un análisis erróneamente interesado: «si la Liga dura seis jornadas más nos metemos en los play-off». Posiblemente sea el último ejemplo de que el fútbol hay que dejarlo a los profesionales del fútbol, porque la insistencia en la vía elegida en los últimos años tiene al equipo a un paso de la Segunda B. Igual es el momento de recular por una vez. 

NOVEDAD / ESTO NO LO ARREGLA UN JUGADOR

Javi Lara volvió a la titularidad, pero nada cambió en el equipo

No es exclusivo de Córdoba y del Córdoba, pero sí muy recurrente en el entorno blanquiverde. Cuando las cosas van mal dadas se fija el debate en la titularidad o no de un jugador. Esta semana tocó con Javi Lara. El montoreño, un jugador de calidad, no puede ser el bálsamo de fierabrás para un equipo cuyo problema principal reside en sus problemas defensivos, en la falta de carácter, en la poca asunción de responsabilidades (eso parte desde arriba del club) y en que lleva nueve derrotas en 13 encuentros. El debate no es, lógicamente, la titularidad o no de un jugador. 

Outbrain