REPORTAJE

Fausto y el placer del desquite

El centrocampista pacense desecha al Córdoba y firma por el Cádiz en lo que muchos en Pamplona entienden como una maniobra para reforzar gratuitamente a un rival directo por el ascenso a Primera

Aridane y Fausto Tienza, primero y segundo por la izquierda, saludan a los jugadores del Córdoba en El Arcángel.
SÁNCHEZ MORENO
Ignacio Luque

En el mundo del fútbol se producen casos ciertamente sorprendentes. Más, en un mercado tan volátil y cambiante como el de fichajes. Y un punto aún mayor si es en la ventana que se abre en enero. Tanto, que el primer fichaje invernal del Córdoba podría anunciarse hoy mismo en la figura de Juanjo Narváez aunque, visto lo visto, mejor no dar nada por sentado, ni mucho menos.


En cualquier caso, muchos en Pamplona piensan que el no de Fausto Tienza al Córdoba, producido ayer de manera abrupta, tiene mucho más de maniobra encubierta que de sorpresa de última hora en el mercado o de la dificultad de la entidad blanquiverde a la hora de incorporar jugadores, algo que parece que podría producirse de manera inminente. En realidad, Domingo Sevillano, agente de Fausto, reconocía ayer que la mejor oferta económica la tenía por parte de Luis Oliver.


Pero habría que retrotraerse en el tiempo, a la salida de Fausto del Osasuna, club que veía con buenos ojos el adiós del pacense a un equipo que peleaba por la permanencia. Y es que en Pamplona andan escamados desde hace poco más de un año. La llegada de Fran Canal como nuevo director general del club rojillo se asoció, el pasado verano, con el fichaje de Aridane por 1,5 millones de euros al Cádiz, del que fue director general también justo antes de recalar en el Osasuna. Además de esos 1,5 millones, en el contrato se estipula el pago de 500.000 euros más en caso de que los próximos tres años los pamplonicas logren el ascenso. Esté o no esté en el equipo Aridane.


El caso es que Fausto salió sin grandes complicaciones porque en Pamplona el mismo jugador habló de Córdoba, de la familia que tenía en la ciudad y que era su más que probable destino deportivo. La opinión generalizada en la capital navarra es que si Osasuna llega a conocer que el jugador recalaría en el Cádiz, un rival directo por el ascenso, se le hubiera puesto bastantes más dificultades para la rescisión.
Fausto llega a Córdoba, pero sólo como meta volante. El martes duerme en un céntrico hotel y ayer, a primerísima hora, su agente asegura que recibe tres ofertas la noche anterior: del Oviedo, del Rayo y de un equipo de Rusia. Todas, incluida la del Cádiz, inferiores económicamente a la blanquiverde. Tras esas tres primeras ofertas exprés, a lo largo de la mañana surge la del club amarillo que, poco después de las 16.00 horas, anuncia oficialmente en su web que el futbolista es nuevo jugador cadista. Ante un movimiento tan extraño, posiblemente la mejor referencia para entenderlo parta de Pamplona, en donde se entiende que, haciendo honor a la leyenda del mito que lleva su propio nombre, los movimientos del jugador y del agente se centran más en un deseo de desquite tras el descenso desde Primera, la reducción de ficha a la mitad, aproximadamente y, para colmo, perder la titularidad en Segunda.
Fausto pretende reivindicarse y demostrar que puede jugar en Primera siendo titular. Y desde Navarra apuntan que su maniobra ha necesitado de una herramienta fundamental: la voluntad del Córdoba en reforzarse. 

Outbrain