LA CRÓNICA

El Córdoba necesita mucho

El debut de Merino en el banquillo se salda con una derrota fruto de la fatalidad y de la escasez ofensiva

El extremo del Córdoba Javi Galán corre a un balón por la banda junto al oviedista Cotugno, este mediodía, en el Carlos Tartiere.
LOF
Ignacio Luque

No se puede pasar de la UVI a la Feria. Y por si había dudas, el Córdoba lo ha demostrado este mediodía en Oviedo, en donde ha perdido por 2-0 en un partido en el que ha expuesto una mejoría en algunas facetas del juego y, también, donde ha evidenciado una vez más la necesidad de mejora, mucha, en otras. Defender, en contra del criterio de algunos, no es cuestión de hacer faltas. Sólo cuatro hizo el Córdoba en la primera hora de partido y el doble, ocho, en la última media hora, con su consiguiente saldo en forma de tarjetas amarillas. Atacar tampoco es cuestión de un solo jugador y sí de un plan, concepto que les ha faltado a los blanquiverdes con 0-0 en el marcador y que no ha sabido ejecutar con el electrónico en contra. Mucho trabajo le queda a Merino por delante, más allá de la mala suerte, porque defensivamente volvió a comprobarse que tiene elementos que rompen su idea de rocosidad atrás, mientras que ofensivamente aún no existe un plan que se pueda evaluar nítidamente. Porque en otros encuentros, en la próxima jornada sin ir más lejos, este Córdoba tendrá que proponer. Y ante un equipo, el Oviedo, que no propuso mucho -por no decir casi nada- cayó por 2-0.


Eso sí, ganó el Córdoba en la primera parte. Ganó en posicionamiento sobre el campo, en la batalla por la reducción de espacios, en defensa, en competitividad, en definitiva, en seriedad. Le hizo el Oviedo -un equipo aún con muchísimas dudas y que acudía al duelo tras cinco encuentros sin lograr el triunfo- una sola ocasión en ese primer acto y logró el primer saque de esquina rebasada la primera media hora de juego. Sí, se jugó más en el campo del Córdoba, pero una posesión de mentira, esa a la que se quedaba reducido el Córdoba, precisamente, en no pocos partidos del pasado. Equipo cortito, pero 30 metros por delante de Kieszek. Equipo, todo hay que decirlo, también cortito ofensivamente. Pero en sólo cuatro entrenamientos no se puede pedir el cielo y sí huir de la quema del infierno. Y eso lo cumplió el Córdoba en ese primer acto. Además, tiempo habrá para trabajar la estrategia, sobre todo la ofensiva, y trazar mejores planes para desembarazarse de la presión rival y buscar la portería contraria. Varias anotaciones: la línea se volvió a romper por los laterales, lo que provocó esa única ocasión, pero no fue la única vez que alguno de los jugadores de los flancos se quedaba descolgado. O se mantiene férreamente la misma o el plan de este Córdoba se vendrá abajo. También necesitará Merino de una mayor intensidad, fiereza, insistencia -llámenlo como quieran- a la hora de las disputas de los balones divididos. Algunos pequeños problemas partieron para el Córdoba de la disputa, casi siempre perdida, de las segundas jugadas. Pero, en general, ese primer acto tuvo muchas más cosas positivas que negativas, sobre todo teniendo en cuenta de dónde se viene y dónde se está.


Así, el Oviedo tuvo que escuchar pitos de su parroquia al ver el conjunto local casi todos los caminos a Kieszek cerrados y muy pocas ideas para abrirlos. Aparte de esa ocasión de Toché en el minuto 35, los carbayones no inquietaron mucho más al polaco y, por contra, Jona (minuto 13) y sobre todo Aguza (minuto 23) pudieron provocar el primer ataque de pánico de los azulones. Además, esa ocasión de Aguza llegó como consecuencia de un buen contragolpe llevado por Sergi Guardiola, que volvió a destacar en ese primer acto, aunque se desdibujó completamente en el segundo al acusar la fatalidad.
En el primer cuarto de hora tras regresar de vestuarios, el Córdoba parecía encontrarse cada vez más cómodo. El Oviedo amagaba con dimitir tras no encontrar ningún camino a la portería de Kieszek y el conjunto blanquiverde merodeaba el área de Juan Carlos hasta en tres ocasiones: una a cargo de Sergi Guardiola, otra tras un robo de Sergio Aguza con disparo alto de Javi Galán y otra, la más clara, tras un pase atrás de Jaime Romero a Jona, quien desde el punto de penalti no supo embocarla.


Pero no puede contar este Córdoba con la buena suerte. Al menos por ahora, ya que tocará trabajársela más. En un saque de esquina ovetense, Guardiola cabeceaba ligeramente en el primer palo para colocarla en el segundo, sin posibilidad de que nadie pudiera evitar el gol local.
Todos los fantasmas se le aparecieron al Córdoba de repente, que se quedó, de nuevo, como un conejo deslumbrado en una carretera nocturna. De hecho, Mariga pudo marcar el segundo diez minutos después de la desgracia de Guardiola tras fallar de nuevo un lateral cordobesista en el fuera de juego, lo que obligó a la aparición de Kieszek.


Metió Merino a Alfaro por Romero, a Markovic por Pinillos y, finalmente, a Javi Lara por Edu Ramos. Pero el Córdoba no sólo apenas creó peligro en las cercanías de Juan Carlos, sino que ni siquiera logró activar el juego de ataque. Sólo una jugada individual de Sergi Guardiola (min. 79) y un disparo de Jona a pase de 50 metros de Javi Lara (min. 89) fue el saldo ofensivo de un Córdoba al que el plan de esperar al rival le funcionó hasta que le golpeó la mala suerte, para luego demostró que, al menos por ahora, aún no tiene una propuesta ofensiva para intentar ganar los partidos.


Merino tendrá que luchar contra esa ausencia de criterio defensivo del equipo, contra el desorden en la zaga y el ataque, contra la mentalidad pesimista que abarca todo lo blanquiverde y, también, contra la mala suerte. Y necesitará de ayuda. Tanto desde fuera, con el máximo apoyo, como desde dentro, mejorando las prestaciones de un plantel claramente mejorable. Como se ve, este Córdoba necesita mucho. 

Ficha técnica:

Real Oviedo: Juan Carlos; Cotugno, Valentini, Carlos Hernández, Mossa; Folch, Mariga, Rocha; Aarón (Johannesson, m. 77), Berjón (Yeboah, m. 87) y Toché (Forlín, m. 90).

Córdoba: Kieszek; Fernández, Caro, Joao Alfonso, Pinillos (Marcovic, m. 75), Edu Ramos (Javi Lara, m. 81), Aguza, Javi Galán, Romero (Alfaro, m. 66), Jona y Guardiola.

Goles: 1-0, M. 59: Sergi Guardiola (p.p.); 2-0, M.93: Johannesson.

Árbitro: Moreno Aragón, Álvaro (Colegio madrileño). Amonestó a Carlos Hernández (38'), Mariga (80') y a Folch (92') del Real Oviedo y a Guardiola (78'), Aguza (84'), Markovic (85') y a Javi Galán (86') del Córdoba.

Incidencias: Partido correspondiente a la 11° jornada de Liga en Segunda División disputado en el Carlos Tartiere (Oviedo) ante 13.440 espectadores.

Outbrain