PROYECTO TURÍSTICO Y MUSICAL

Vibraciones en las Ermitas

Night Room TV es la iniciativa de dos cordobeses que fusiona historia, misticismo y modernidad a través de la retransmisión de sesiones de música electrónica en lugares emblemáticos de la ciudad

Manuel Bermejo (Absen) lleva a cabo una de sus sesiones en el altar exterior de las Ermitas.
CÓRDOBA
Pilar Montero

El pasado 12 de febrero, más de 100.000 personas procedentes de diversas partes del mundo -Canadá, Estados Unidos, China y Chile, entre otros países-- escucharon en directo las progresiones electrónicas de ABSEN, alias del músico y productor Manu Bermejo, mientras un dron y varias cámaras retransmitían un impactante atardecer en los exteriores de las Ermitas de Córdoba. El Sagrado Corazón de Jesús bañado por la luz anaranjada mientras, a sus pies, Manu Bermejo regulaba sonidos y controlaba el volumen en su mesa de mezclas, colocada sobre el imponente altar principal.

Esta particular simbiosis es producto de la última invención de Night Room TV, un portal de música electrónica que, en sus inicios, funcionaba como un escaparate a los últimos proyectos y sesiones de los artistas locales, nacionales e internacionales dedicados a esta disciplina, pero que ahora, con la ayuda de una subvención del Ayuntamiento, va un paso más allá. Aplicando las últimas tecnologías de retransmisión en streaming, Manu Bermejo, encargado de la música, y el equipo de Night Room TV quieren llevar lo más lejos posible una visión renovada de espacios con gran carga histórica y monumental de Córdoba.

«Se trata de promocionar el turismo de nuestra ciudad, que se conozca desde un punto de vista menos clásico, porque nos gusta, y queremos potenciar su valor cultural a través del arte de la música electrónica», explica Manu Bermejo, quien dice haber cumplido un sueño pinchando en un sitio «tan brutal».

El músico cuenta que en otros lugares de Europa se aprovechan monasterios e iglesias para fines similares, y él no quería quedarse atrás. «La música electrónica va de crear paisajes sonoros, es como una arquitectura armónica que requiere enlazar muchos elementos, como la creación a mano del cóncavo de un altar», comenta Bermejo, explicando la relación entre un emplazamiento arquitectónico místico y una música tan contemporánea.

Porque otra de las motivaciones de esta iniciativa es derribar las barreras sociales levantadas en torno a la música electrónica que, como cuenta el DJ, «es una realidad que forma parte de nuestro día a día desde hace muchos años». Miles de personas han disfrutado desde su tablet, ordenador o smarthpone la experiencia de sobrevolar las Ermitas a golpe de platos. Ahora, los creadores de Night Room TV reciben la enhorabuena y siguen buscando apoyos para volver a hacer vibrar lugares insospechados.

Outbrain