NOVELA

Venganza y muerte en Córdoba

‘Acuérdate de Paula porque vas a morir’, historia dura y emocionante

Antonio Moreno Ayora

Entre los narradores cordobeses actuales -ya traten la modalidad de la novela o del relato corto- ocupa un lugar destacado Félix Ángel Moreno Ruiz, que con Acuérdate de Paula porque vas a morir ha añadido un nuevo argumento de carácter policiaco a los que ya conocíamos de sus reconocidos textos anteriores Un revólver en la maleta (2012) y Estaré esperando para matarte (2016), títulos que también presuponen o explicitan en sí el asunto de la muerte, que en esta última de la que tratamos aborda -se dice en la contraportada- «una apasionante novela negra en la que los protagonistas, perdedores natos, se ven atrapados en una espiral de maldad, muerte y venganza».

De lo que no hay duda es de que en estas 280 páginas, repartidas en las cuatro partes de que consta la novela -mucho más breves las dos últimas-, «La venganza» es la inicial y prefigura en sus diversas secciones una trama de sucesos que arrancan cuando el narrador nos sitúa «en el barrio residencial más selecto de Córdoba» y pocas líneas después concreta que el conductor de un Mercedes «inmediatamente, supo que iba a morir, pero no hizo nada, no se movió, no pretendió siquiera intentar acceder a la guantera donde guardaba su fiel Smith & Wesson». Evidentemente, este es un inesperado comienzo que caldea los ánimos del lector cuando ni siquiera le ha dado tiempo de tomarle el pulso al tono de la narración. En ella irán cobrando importancia personajes como el juez, Fermín, Carlos, Paula... Cuando aparece este nombre (p. 54) se eriza la piel del suspense y la novela, en este contexto, adquiere ya las ansias ilimitadas de la más viva curiosidad, que no decae de ahora en adelante.

El lector se da cuenta, entonces, de que cada uno de los capítulos que va afrontando lleva el nombre de una persona (Antonio, dentista; Carlos, regente de un bar; Gabriel, profesor de instituto...) y de que cada uno de ellos encierra una sorpresa y supone un nuevo eslabón en este argumento de ajuste de cuentas y, por tanto, de muerte. La conexión entre los sucesos de uno y otro acaba estableciéndose por parte de Julián, exinspector de policía jubilado que a partir de este momento se incorpora como persona fundamental del relato, que por cierto en su primera parte ha dejado diáfano el título de la novela: Acuérdate de Paula porque vas a morir.

Ritmo narrativo rápido, llaneza de lenguaje y abundancia de acción y diálogo que la refuerza es lo que hay en esta novela, que igual en la primera que en la segunda parte tiene a Córdoba como escenario, múltiple y repetido, de los acontecimientos, como con uno solo de los muchos existentes comprobamos: «Se llamaba Alfredo y era un limeño cuarentón que había sido detenido en plena Plaza de las Tendillas vendiendo hachís». Así, con alguna mención a Pedroche o Pozoblanco, Córdoba será espacio dominante igualmente en la segunda parte, «Historia de Paula», en donde los acontecimientos activan de nuevo al exinspector Julián, que centra sus investigaciones en la vida de Paula, su identidad y la relación que tiene con el resto de personajes, sobre todo con aquellos quienes oyeron, con sorpresa y descreídamente, la frase Acuérdate de Paula porque vas a morir.

Pero el argumento, a estas alturas, se dilata aún más con una tercera, «Susana», y otra cuarta, «La despedida», que acabarán redondeando una novela ya en sí circular en la que la dureza de ciertas escenas contrasta con la emotividad de otras (sobre todo de las páginas finales) y por todo lo cual resulta turbadora, trágica, realista, despiadada y, al fin, desgarradoramente emocionante. Aunque no abunda la descripción, alguna de las que observamos demuestran que el autor es también un buen descriptor y que, junto a ello, tiene un agudo conocimiento de la sociología de la época, anclada en los finales años setenta del pasado siglo. Podemos afirmar, una vez leída, que esta novela -según un pensamiento de su página 271- «fue un puzle rico en matices que conformaba una historia cruel y difícil de digerir, en la que él mismo no salía muy bien parado. Al final, sintió cómo se había liberado de un peso imaginario, que había estado asfixiándolo durante todo ese tiempo».

‘Acuérdate de Paula porque vas a morir’. Autor: Félix Ángel Moreno Ruiz. Edita: Amarante. Salamanca, 2017

Outbrain