sanidad

El Reina Sofía niega que haya casos nuevos de 'klebsiella'

M.J.R. / R.H.

El hospital Reina Sofía rechazó ayer que existan en el centro casos nuevos de pacientes infectados por la bacteria klebisella, aunque fuentes consultadas por este diario informaron de que sí hay 9 afectados. Según estas fuentes, estos 9 pacientes se encontraban el lunes ingresados y aislados debido a la klebsiella, de los que 2 permanecen en la UCI, 6 en el Hospital General y uno en el Provincial. La dirección del Reina Sofía negó que existan en el centro «casos de infección nosocomial» (contraída en este centro) por klebsiella y añadió que «no existe brote por esta bacteria. Están activos todos los protocolos y medidas de seguridad y la situación está controlada». La dirección del hospital cordobés recordó que cuenta con un protocolo específico para la prevención y control de infección por klebsiella, elaborado por expertos en base a la evidencia científica». Sobre este asunto, la Asociación de Afectados de Klebsiella denunció que «la bacteria nunca se ha ido del hospital, desde los casos que se empezaron a conocer en el año 2013».

Por otra parte, ayer declararon cuatro facultativos del hospital Reina Sofía ante la titular del juzgado de Instrucción número 7 por la querella presentada por la familia de un hombre que falleció el 16 de abril del 2014 y que, según los informes, sufrió una infección por klebsiella. Según el letrado de los querellantes, a lo largo de las declaraciones se negó que hubiera habido un brote de klebsiella en el hospital, aunque no se aportaron datos sobre el número de infecciones. En cuanto a las medidas de control para comprobar que se cumplía con el protocolo para evitar infecciones, de las manifestaciones efectuadas se habría desprendido que no siempre se efectuaban. Y respecto a si se hacían pruebas a los enfermos al ingresar para conocer si portaban la klebsiella, los facultativos habrían apuntado que antes no y ahora sí. De esta forma, la familia del fallecido, que el lunes ratificó su querella, considera que los médicos llamados a declarar reconocieron que «había cosas que se hacían mal».

Outbrain