SEMINARIO CON INVESTIGADORES DEL CNIO

Presentan en el Imibic los avances contra el cáncer de páncreas más letal

Las ponencias se han centrado en un tipo de tumor al que sobreviven menos del 5% de pacientes cinco años después del diagnóstico

El director del Imibic, con los conferenciantes del CNIO.
CÓRDOBA
Redacción

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) ha acogido un seminario sobre nuevos avances en la investigación del adenocarcinoma de páncreas, una de las variedades más letales de cáncer, pues menos del 5% de pacientes sobreviven a los 5 años del diagnóstico.

El seminario ha sido impartido por los doctores Francisco Real y Nuria Malats, dos destacados científicos que lideran sendos grupos de investigación en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que cuentan con el máximo prestigio internacional en esta patología. La estructura dual ofrecida en el seminario ha permitido obtener una panorámica muy completa sobre el cáncer de páncreas.

De una parte, la ponencia impartida por Francisco Real ha permitido conocer la aportación crucial que ofrecen los modelos preclínicos celulares y animales (ratones modificados genéticamente), para comprender las bases moleculares y celulares de esta enfermedad y ensayar nuevos fármacos. Por otra parte, Nuria Malats ha explicado el valor de los estudios poblacionales que aplican aproximaciones genéticas y técnicas avanzadas de obtención de grandes volúmenes de datos (ómicas) para obtener nueva información sobre la etiología (las causas) de esta enfermedad, sus tratamientos y las implicaciones clínicas y de salud pública.

El grupo del investigador Francisco Real estudia la patofisiología molecular del cáncer de páncreas y el carcinoma urotelial, siempre desde una aproximación orientada a la enfermedad. Utilizando cultivos celulares, ratones modificados genéticamente y muestras de pacientes, y dándole igual importancia a estos tres modelos, desarrollan análisis complejos e integrados sobre estas patologías. En particular, en el cáncer de páncreas, estudian la diferenciación celular como potente mecanismo supresor de tumores que actúa precozmente durante la carcinogénesis. Para ello generan y emplean modelos de ratón modificados genéticamente que reproducen esta enfermedad y permiten llevar a cabo estudios que no se pueden realizar en muestras humanas. Comprender la contribución de los distintos tipos celulares y mecanismos moleculares al cáncer de páncreas es vital para designar tanto estrategia para la detección temprana del tumor como la prevención en pacientes de riesgo. 

El grupo liderado por la doctora Nuria Malats investiga en la identificación de agentes y mecanismos que causan el cáncer de páncreas, y los de vejiga y mama, y aborda la traslación de los descubrimientos a los campos de la práctica clínica y la salud pública. Aplicando un amplia variedad de biomarcadores caracterizan con detalle los efectos de la exposición a agentes cancerígenos, los patrones de susceptibilidad genética y los resultados de todo ello en el cáncer. El uso de las nuevas técnicas ómicas les ofrece una oportunidad única en este sentido, pues permite al grupo explorar la integración de tales técnicas dentro de estudios epidemiológicos. Así, identifican factores genéticos y no genéticos, y sus interacciones, en relación con el desarrollo del cáncer y su progresión, y con la existencia de subtipos moleculares/ómicos. Además, desarrollan y aplican nuevas herramientas estadísticas e informáticas para modelar el riesgo, la predicción y el curso clínico de los pacientes con cáncer, mediante la integración de datos epidemiológicos con información ómica.  Finalmente también analizan estrategias clínicas y de salud pública para controlar el cáncer utilizando datos y ensayos genéticos.

Hace apenas dos semanas, el grupo del doctor Francisco Real, en colaboración con la doctora Malats, publicó en la prestigiosa revista Nature un novedoso estudio donde descubren la estrecha vinculación entre el control del proceso de inflamación y el desarrollo del cáncer de páncreas. En este estudio, demuestran que las células sanas del páncreas mantienen inhibida la inflamación a menos que sea necesaria, y que un gen previamente vinculado al riesgo de padecer cáncer de páncreas, llamado NR5A2, se ocupa además de controlar la inflamación en el tejido normal. Este hallazgo ofrece, en palabras del doctor Real, “un importante cambio conceptual”, y ayuda a entender mejor el origen de los tumores, al tiempo que  sugiere nuevas estrategias para mejorar la prevención del cáncer de páncreas. En el futuro, los investigadores intentarán determinar si este vínculo genéticos entre inflamación y cáncer ocurre también en otros órganos, y tratarán de aplicar este descubrimiento como nueva estrategia para prevenir el cáncer de páncreas.

Outbrain