DESPUÉS DE CASI UN AÑO DE INFORMES Y CONTRAINFORMES

La comisión de ayuda a domicilio acaba sin consenso sobre el futuro del servicio

Solo Ganemos e IU apoyan abiertamente la municipalización y el PSOE no dice nada. Ahora será el área de Servicios Sociales (IU) quien dictamine lo que hacer

Concentración de trabajadoras y representantes sindicales en la puerta del Ayuntamiento antes de la comisión.
SÁNCHEZ MORENO
Araceli R. Arjona

Casi un año de informes y contrainformes sobre la conveniencia, viabilidad y rentabilidad de la municipalización del servicio de ayuda a domicilio no ha servido más que para marear la perdiz. A falta de conclusiones oficiales, esa es la conclusión que se extrae de la última reunión de la comisión creada en el seno del Ayuntamiento de Córdoba para estudiar este tema, que afecta a más de mil trabajadoras que dan servicio a más de dos mil usuarios.Tras la reunión de ayer, el asunto ha quedado visto para sentencia, es decir, ahora deberá ser el área de Asuntos Sociales, que gestiona IU, quien dictamine lo que hacer basándose en los informes recabados, aunque hay informes para todos los gustos. Con la oposición en contra y el PSOE mirando para otro lado, IU y Ganemos parecen haberse quedado solos en la defensa de la municipalización. De hecho, según algunas fuentes consultadas, hasta el concejal de Asuntos Sociales, Juan Hidalgo, que de puertas afuera sigue defendiendo la gestión pública del servicio, de puertas adentro habría perdido fuelle, apabullado quizás por la contundencia de algunos de los informes.

Las que no se han movido de su posición son las trabajadoras, cuyos representantes sindicales se concentraron ayer en la puerta del Ayuntamiento para recordar sus argumentos y acudieron a la comisión anunciando que iban a presentar un contrainforme sobre la viabilidad de la subrogación de la plantilla. El informe en cuestión era el elaborado por el secretario del Pleno, Valeriano Lavela, uno de los primeros documentos que se presentó a tenor de la comisión, en marzo del año pasado, que considera factible y viable legalmente que el Consistorio preste el servicio de ayuda a domicilio de forma directa y que se subroge al personal creando una agencia pública administrativa local de ayuda a domicilio para la gestión del servicio o una sociedad mercantil municipal. Y vuelta a la casilla de salida.

El manifiesto leído durante la concentración insistía en que «la municipalización es posible, es más económica y puede prestar mucho mejor el servicio». El escollo principal sigue siendo la cuestión económica, que, según las trabajadoras, no es tal porque «en ningún caso se trataría de que nos hicieran funcionarias sino que nuestro contrato se hiciera desde una empresa pública que se encargaría de gestionar los servicios con un criterio más racional que ahora».

Cabe recordar el hecho público y notorio de que el resultado de la comisión no sería, en ningún caso, aplicable antes de un año como mínimo, a contar a partir de la contratación de la nueva empresa de ayuda a domicilio, que aún está pendiente. Y que, teniendo en cuenta que en mayo del 2019 habrá elecciones municipales, lo más probable es que sea el próximo gobierno municipal quien deba ejecutar lo que decida ahora la delegación de Asuntos Sociales, si es que su propuesta recibe el visto bueno del Pleno. Demasiados verbos conjugados en condicional. Ya se verá.

Outbrain