AVANCE DEL HOSPITAL REINA SOFÍA

Ana María Arroyo: “Sabía que estaba en las mejores manos”

La unidad de Cirugía Oral y Maxilofacial emplea novedosas técnicas de cirugía virtual y navegación quirúrgica para los tumores de cabeza y cuello

Autoridades sanitarias, profesionales de Medicina Nuclear y de Cirugía Oral y Maxilofacial, con la paciente Ana María Arroyo
A.J. GONZÁLEZ
M.J. Raya

La cordobesa Ana María Arroyo Medina, de 53 años, es una de las pacientes que en Córdoba se han beneficiado de la implantación de novedosas técnicas quirúrgicas de autotrasplante de tejidos, cirugía virtual y navegación quirúrgica por parte de los cirujanos maxilofaciales del hospital Reina Sofía.

El Reina Sofía, que ha dado a conocer hoy este avance con motivo del Día Mundial contra el Cáncer que es el 4 de febrero, es un hospital pionero a nivel nacional en la utilización de la navegación quirúrgica en los cánceres de cabeza y cuello, avance que incorporó hace 5 años y que ya forma parte de la rutina quirúrgica del centro, figurando entre las unidades de Europa que más usan estos nuevos procedimientos quirúrgicos frente al cáncer y otros problemas como fracturas complejas.

La directora de la unidad de Cirugía Oral y Maxilofacial del hospital Reina Sofía, Alicia Dean, explicó que en una misma intervención se lleva a cabo la extirpación del tumor y la reconstrucción facial, con una precisión milimétrica, gracias al uso de prótesis personalizadas para cada paciente, elaboradas con material biocompatible, que se obtienen en una impresora 3D.    

Ana María, que presentaba un tumor por encima de la ceja, en el lado izquierdo de la cara, se operó hace 7 meses y, tras la intervención, el posoperatorio fue muy positivo y no ha necesitado ningún tratamiento adicional.

“Me noté que me estaba creciendo el hueso, me sentía insegura y me derivaron a Cirugía Oral y Maxilofacial. Primero me atendió el doctor Francisco Jesús Alamillos Granados y, como el tumor no dejaba de crecer, en este servicio tomaron la decisión de que había que quitarlo. La cabeza cada vez me dolía más, no podía dormir. Primero me hicieron la biopsia y luego me operaron por este sistema de navegación quirúrgica. La verdad es que estoy muy contenta, pues tras la intervención hago una vida normal y continúo trabajando. Bueno, realmente es que nunca he dejado de trabajar. Me he venido abajo en algunos momentos, pero he sido muy positiva porque confiaba mucho en los médicos y sabía que estaba en las mejores manos”, relató esta paciente.

Ana María añadió que “antes de operarme veía que el tumor crecía y mi cara deformada y después de la intervención ya volvía a ser yo y me sentía muy bien. Le estoy eternamente agradecida al hospital”. Sobre el caso de esta paciente, la doctora Dean resaltó que la operación se realizó junto a Neurocirugía y una vez realizada la intervención y reconstrucción facial Ana María "de lo único que tiene que preocuparse es de olvidarse de la operación".

Supervivencia

Alicia Dean precisó que la tasa de curación de los tumores de cabeza y cuello se aproxima al 80% y 90% cuando el diagnóstico es precoz y se sitúa entre el 40% y el 60% si la detección se produce en una fase más avanzada. Estos tumores ocupan entre el cuarto y quinto lugar en frecuencia en la población española.

Dean señaló que estas nuevas técnicas de cirugía maxilofacial permiten reconstrucciones de la mandíbula o del maxilar con el objetivo de recuperar la funcionalidad de los órganos afectados y también la estética en el rostro. La cirugía y planificación virtual y el diseño CAD-CAM permiten llevar a cabo reconstrucciones del esqueleto facial con gran precisión.

¿Qué es la navegación quirúrgica en esta cirugía?

La navegación quirúrgica consiste en una especie de GPS que durante la intervención orienta a los cirujanos sobre la posición exacta de los instrumentos quirúrgicos en relación a la anatomía del paciente (que se visualiza sobre las imágenes que proporcionan un TAC o una resonancia magnética del paciente, que se les realizan previamente, imágenes sobre la que ensayan los cirujanos antes de operar realmente al enfermo para ganar en precisión en la intervención real).

Esta tecnología está especialmente indicada para el tratamiento de tumores del tercio facial superior y base del cráneo, tercio medio facial y tercio inferior con afectación mandibular, así como también en personas con tumores en proximidad a estructuras anatómicas importantes que hay que evitar lesionar en cirugías de alta complejidad.   

Apoyo de Medicina Nuclear

Por su parte, la especialista en Medicina Nuclear del Reina Sofía, María Dolores Albalá, recalcó la importancia de aplicar la técnica de la biopsia selectiva del ganglio centinela a este tipo de pacientes después de que se validara el año pasado, ya que evita el vaciamiento ganglionar de todo el cuello, y reduce la morbilidad de los afectados. De este modo, se disminuye su estancia hospitalaria y presentan menos complicaciones quirúrgicas. Una técnica que hasta ahora solo se empleaba en cánceres de mama y melanoma y que permite comprobar qué ganglios están realmente afectados y tienen más riesgo de metástasis. Hasta ahora tres pacientes en el Reina Sofía se han beneficiado de esta técnica del ganglio centinela. 

Síntomas y factores de riesgo

Los síntomas más frecuentes que pueden estar detrás de un tumor de cabeza y cuello son disfonías prolongadas, dificultad para tragar, úlceras en la boca que no curan o bultos en el cuello que duran varias semanas. Los factores de riesgo principales son el tabaco y el alcohol, si bien en los últimos años ha aumentado su relación con la infección por el virus del papiloma humano (HPV), “algo que esperamos se reduzca” con la vacunación gratuita existente para las menores de 12 años frente a este virus.   

Outbrain