contracorriente

Luz de la Candelaria

El Huerto, los Dolores y el Resucitado celebran en sus respectivos templos la festividad de la Purificación con diversos actos que mantienen viva esta tradición

Francisco Mellado

Un año más, el calendario nos llevó al 2 de febrero, festividad de la Purificación del Señor ,o lo que es lo mismo, la Candelaria. Una fiesta en la que la Iglesia celebra la Presentación del Niño Jesús en el templo, así como la Purificación de la Virgen. Las cofradías cordobesas, como grandes conservadoras de las tradiciones, no pasaron por alto esta festividad; de este modo, la hermandad del Huerto, cuya titular mariana es la Virgen de la Candelaria, ha celebrado durante estos días en la parroquia de San Francisco triduo en honor de la dolorosa, llegando a su culmen ayer con la función principal y besamanos a la Virgen de la Candelaria. La imagen estuvo expuesta a la veneración de los fieles durante la tarde, y se acercaron numeroso cofrades a besar la mano de la dolorosa de la hermandad del Huerto.

La festividad de la Candelaria, desde los años setenta del pasado siglo, la viene celebrando la hermandad de los Dolores, con el gesto de pasar a los niños por debajo del manto de la Señora de Córdoba. Una cita que se volvió a repetir ayer, cuando un nutrido número de niños fueron pasando por el manto de la Virgen de los Dolores, buscando la protección maternal de la Virgen María. La ceremonia de ayer, celebrada en la iglesia de San Jacinto, fue sencilla pero emotiva. El sacerdote encendió las velas que portaban los asistentes, símbolo de la luz divina, seguidamente se leyó el evangelio, donde se relata la Presentación de Jesús en el templo, a continuación los niños fueron pasados por el manto de la Virgen de los Dolores, recibiendo un recordatorio de este especial momento.

La última de las hermandades que se ha unido a esta celebración es la hermandad del Resucitado. La corporación de Santa Marina ha incluido recientemente como cotitular a la Virgen de la Luz, una antigua talla venerada en la parroquia de Santa Marina.

Ante esta imagen, entronizada en un lateral del templo fernandino, giró toda la liturgia de esta popular festividad. A las 20. 30 horas, se celebró la eucaristía, así como la bendición y procesión de velas en el interior de la parroquia. Todos los actos en torno a la Virgen de la Luz concluirán mañana domingo cuando en la eucaristía de las 12.30 horas se presenten a la Virgen de la Luz los niños bautizados en la parroquia a lo largo del año pasado.

Outbrain